Peregrina con el Club Ciclista Riazor

El próximo 8 de marzo de 2017 peregrina con el Club. La Sección BTT del Club Ciclista Riazor tiene programada una salida que les llevará a recorrer el Camino Inglés hasta la Catedral de Santiago de Compostela. La ruta será de ida y vuelta. Podrá participar todo aquel que lo desee, pertenezca o no al Club. Os esperamos.

Toda la información del evento, ruta y detalles aquí

«LLEGÓ EL DÍA, Y LLEGÓ LA ROMERÍA»

O dejamos a continuación la crónica del «capo» de esta fabulosa pregrinación betetera a Santiago organizada por nuestro Club.

Roberto VM dixit:

«Citados en la Parada de Servicios Múltiples de O Burgo (como es habitual) a las 08:15, nos reunimos una nutrida grupeta de Riazores, Maleantes y simpatizantes formada por 15 ciclistas. Con el objetivo de cubrir el trayecto de ida y vuelta a Santiago de Compostela por el Camino Ingles, pusimos las piernas a pedalear. Buen ambiente, risas y cachondeo fueron dando pie a pequeños piques que por momentos animaban el ritmo. Por momentos nadie quería ceder un metro, no fuera a ser que no consiguiese la Compostelana por no haberse esforzado y sacrificado en su justa medida. Con el paso de los kilómetros se fueron creando distintas grupetas atendiendo a su espíritu ciclista: en cabeza los más carreteros (gente «fina» y estilizada) que viven de la velocidad y los constantes derrames; les seguían los Btteros puros (gente fuerte e impetuosa que no se amilana ante nada) que, tan pronto el terreno se volvía favorable para ellos (ya sabéis, terreno irregular con piedras y barro, a poder ser mucho), marcaban el ritmo y ponían los puntos sobre las íes; en último lugar los Randonneurs, conocedores de la importancia que tiene mantener la calma en todo momento (siempre con su ritmo invariable, velocidad fija de crucero independientemente del terreno por el que se transita), cerraban el pelotón (bueno, me he pasado, grupeta).

Como ya es habitual, los bares existentes en el Camino servían de puntos de control improvisados para reagrupar a la grupeta y reponer fuerzas (alguno más que reponer fuerzas soltaba lastre, jeje). Primero en As Travesas, tras coronar el ascenso. Más tarde en Sigueiro, pues tampoco era cuestión llegar a la Catedral con el estómago vacío . . .

Y por fin aparecía ante nuestras ruedas Santiago y alcanzábamos la plaza del Obradoiro. Poco concurrida, realizamos las fotos de rigor (desconozco si alguno rezó en penitencia o pidió clemencia para la vuelta) y a comer, que el personal estaba famélico (ya sabéis, como no paramos ni nada jeje). Comida en «El Polígono» (no seáis mal pensados) y vuelta al punto de partida.

La tónica del regreso fue similar a la ida aunque nos costó mucho entrar en calor (la digestión no ayudaba). Cualquier repecho escocía más de lo habitual, pero el ánimo y el buen ambiente no decaían. La vuelta sí que dio la sensación de ser más rápido.

Regresamos todos sanos y salvos y, lo mejor de todo, sin ninguna incidencia mecánica, que ya es raro. Gran ambiente, gran pedalada y gran compañía. La Compostelana tendrá que esperar a otra ocasión.

Nos vemos por los senderos.»

Y como está siendo habitual, el reportero del Club Fran Ferreiro, quiso dejar constancia periodística de esta aventura:

GALERÍA DE FOTOS:

Álbum de fotos cortesía de Javier A. Costoya.

Galería de microvídeos de la ruta, cortesía de Videopedal.

Comparte

Síguenos y comparte en:

Deja una respuesta